DISEÑOS, PLANOS, MAQUETAS VIRTUALES, FOTOS, NOTAS, COMENTARIOS Y CRITICAS
 

- " SONATA OTOÑAL "

DE  INGMAR BERGMAN

DIRECCION  JOSE CARLOS PLAZA

VESTUARIO MARIANA PEREZ CIGOJ

ESCENOGRAFIA  E ILUMINACION
TITO EGURZA

TEATRO  MULTITEATRO  -  2002

----


 

FOTO ESCENA 14

FOTO ESCENA 10
FOTO ESCENA 16
FOTO ESCENA 4

FOTO ESCENA 9
FICHA ARTISTICA

La obra Ingmar Bergman se estrena en la sala principal del Multiteatro el 23 de julio del 2002, con la dirección general de José Carlos Plaza
FOTO ESCENA 15

ELENCO 

Eva VIRGINIA INNOCENTI
Charlotte LEONOR MANSO
Viktor
HECTOR  BIDONDE
Helena
 VERONICA  DEL VECCHIO

 
ASIST. DE ESCENOGRAFIA
Julieta Ascar
ASISTENCIA DE ESCENA
Adriana Arcos
OPERACIÓN DE LUCES
Marcelo Seghi
MAQUINISTA
Juan Carlos Pinilla
MAQUILLADORA
Elsa Brignardello
PELUQUERIA
Alejandro Granado

ASISTENTE DE DIRECCION
PATRICIA CORRADINI

DISEÑO SONORO:
DIEGO VILA

VESTUARIO 
MARIANA PEREZ CIGOJ

ESCENOGRAFIA  e ILUMINACION
TITO EGURZA

DIRECCION GENERAL
JOSE CARLOS PLAZA
 

PRODUCCION  MAURO SIMONE
PRODUTORES ASOCIADOS
Claudio Gelemur y Néstor Lombardi
 

FOTO ESCENA 14


 


SOBRE LA OBRA


Dice Bergam acerca de su film :

-"Pero por qué aparece de pronto Sonata de Otoño y tiene el aspecto que tiene, igual que un sueño... posiblemente ese sea el error: tenía que haber seguido siendo un sueño. No una película de sueños, sino un sueño cinematográfico: dos personajes. 

Debía haberse prescindido del ambiente y todo lo demás.
Tres actos en tres luces: Una luz de atardecer, una luz de noche y una luz de mañana. Nada de decorados engorrosos, dos caras y tres luces diferentes. así era como me imaginaba Sonata de otoño.

Se esconde algo misterioso en la frase "la hija da a luz a la madre".   Allí hay un sentimiento que no tuve fuerzas de llevar hasta el final. La noche de la absolución."-
 

FOTO FILM DE BERGMAN

  INGRID BERGMAN  Y  LIV  ULLMAN  - FILM: "SONATA OTOÑAL"  1978


Ideas - propuesta de José Carlos Plaza:

La obra es una biopsia de almas . Una paseo tranquilo , lucido.  por  ese terreno  movedizo, delicado, tormentoso y confuso que es el alma de las personas. No tiene final , ni tiene principio por que todo seguirá aparentemente igual . Creo que las heridas están , pueden dejar de doler, de alterar nuestro comportamiento pero nunca modifican verdaderamente conductas. Somos como somos por esas circunstancias y al mismo tiempo vamos viviendo y creando las que herirán  a los demás.
Es una lucha , un encuentro físico entre dos almas separadas, unidas por la naturaleza pero distantes por caracteres. 
En ese  encuentro  hay tantas diferencias entre  lo que es fundamental y lo que no , a lo que  se aspira y a lo que verdaderamente se quiere ,  lo que se tiene ó como cada una lo valora. Lo que se dice y lo que se escucha  que casi nunca es lo mismo , ejemplo:  la diferencia de  un mismo recuerdo. Víctor es un testigo interesado en este encuentro lo contempla sin intervenir, lo menos que pueda
Helena es la víctima  de ese encuentro - desencuentro . Es un espejo deformado del alma de Eva, es un espejo deformado de la angustia de  Charlotte.
La obra no necesita espacios concretos pues debemos trabajar en elipsis de tiempo, a veces de horas , a veces de minutos .
Por eso el espacio debe facilitarnos ir de un lado a otro  sin apenas transiciones, sino saltos de tiempo. 
Los espacios que el texto requiere  no es necesario  que sean explícitos
Finalmente veo la obra como tiempos de una larga conversación o relación que no ha empezado ahora sino hace mucho y va acabar . Tiempos  con elipsis de minutos o de horas. Sin desarrollo. Quiero decir que habría que trabajar sobre la posibilidad de  poder ir de una escena a otra  con enorme facilidad. Casi como saltos de una película a la que le faltan fotogramas.
 

FOTO ESCENA 5

LEONOR MANSO  EN EL PAPEL DE CHARLOTTE - 2002

FOTO ESCENA 13

VIRGINIA INNOCENTI  EN EL PAPEL DE EVA - 2002


 
TOP
VOLVER ARRIBA
-

PROPUESTA ESCENOGRAFICA de Tito Egurza


"Sonata Otoñal" es una obra muy difícil de realizar (de trasmitir) porque trata del combate de dos almas que no parecen dispuestas a curar sus heridas, por lo contrario, las profundizan y las exponen crudamente. Donde la acción está en la palabra y por lo tanto son los actores que deben encarar este drama "desnudos" sin envolturas ni aditamentos que distraigan.
Bergman dijo que debería ser como un sueño. (una pesadilla?).
Para mi, lo único verdaderamente real pudo haber sido la carta con la que Eva, después de siete años, invita a su madre al encuentro. Todo lo demás, tranquilamente, podría ser encarado como que ese encuentro nunca existió, que todo es fruto de la imaginación, consiente, de ambas. Decirse lo que nunca se dijeron, preguntar sobre lo que ya, internamente, tienen respuesta, reprocharse, en fin, las causas de las "heridas". Yo trabaje con esa hipótesis.
Por lo tanto "la casa" donde transcurre la acción debería ser de una arquitectura indefinida (parte de un sueño?) , cambiante y muy dinámica. Que permita ( como sugiere J. C. Plaza) imprimir un ritmo sin pausas, con saltos en los tiempos reales y posibilitar, en algún caso, escenas simultáneas ó contra escenas en espacios diferenciados.


SOLUCIONES FORMALES
La solución adoptada fue lograr dentro de los límites que imponía el escenario la convivencia de 10 espacios diferentes ( ver de A a J en los Esquemas Espaciales Funcionales) de uso no estanco y posibilidad de empleo simultáneo.
A tal fin se concibió una planta escenográfica "esclava" de la iluminación. 
ESQUEMA DE PLANTA
PLANTA ESQUEMA COMPONENTES

1: Son bastidores con ventanas que solo "aparecen" cuando son iluminadas de back con distinto color y/o intensidad.
2: Es un bastidor trasparente a la luz que oculta un practicable de 1.80 m de alto donde se dan las apariciones de Helena y en el final un árbol (roble en otoño) especialmente construido.
3: Es un bastidor también negro que en el final deja ver una ventana de tren con un cielo (estilo Magritte)
4: El piso de la escena fue totalmente alfombrado en negro dejando un rectángulo de 4.5 x 4.0 m en gris claro. 
5: Sobre el rectángulo del piso se colocó un plafón pintado de negro que solo se ilumina en las escenas "de combate" y donde su forma es libre (con el único objetivo de "ablandar" la imagen y sin ninguna connotación simbólica)
6: El piano, único elemento de utilería fijo

AXONOMETRICA 3D COMPONENTES


BASTIDORES - VENTANAS
Las ventanas virtuales consistieron en un cajón posterior que albergaba 8 cuarzos de 500w colgados por encima y apoyados abajo con blanco frost 4 y azul 119  los otros 4 en 2 lineas .

PLANO CONSTRUCCION DE VENTANAS

 El frente lleva una placa de aglomerado de 5cm calada (ventana) y se forro con 2 capas de tela - interna blanca de algodón y la externa negra traslúcida para lo cual se utilizo tela con Lycra que permitió estirarla de 1,50 (ancho comercial) a 2.60 sin costura


ILUMINACION
Verdadera protagonista del espectáculo, se optó por un estilo casi expresionista.
Luz y penumbra, claro y oscuro con un criterio en el uso del alto contraste para "aislar" y recortar cada escena.
El objetivo: generar  particiones virtuales del espacio, diferentes planos en profundidad y la elasticidad, para la dirección,  de poder usar libremente el escenario de acuerdo a la importancia con que cada escena necesitaba jugarse.
( VER ESQUEMAS ESPACIALES FUNCIONALES)

FOTO ESCENA 12

Tecnicamente se baso en 4 sistemas superpuestos:
A: la iluminación básica zonificada en 18 zonas con 2 artefactos cruzados PC 1000 y contraluces y/o cenitales por zona. en corrector rosa. Y dos calles diagonales cruzadas.
B: Las "externas", las ventanas independientes por unidad y color; la trasparencia de Helena (pos 2), la ventana del tren y el plafón (este con elipsoidales de piso)
C: Las escenográficas con baños (de arriba a abajo) del frente de bastidores en color salmón amarronado y un zócalo azul en degradé sobre los mismos, ambos parcializados en 5 efectos c/u
D: La iluminación del rectángulo de "combate" . con 4 frontales, 2 cruzados. 2 cenitales y dos juegos de contraluces: 4 par mil directas y 4 cruzadas en 2 canales independientes. Toda este paquete en color (corrector frio) 201 Lee.
 

ANIMACION  EN 3D:  JUEGOS DE  LUZ  ESPACIAL

ANIMACION VARIANTES ILUMINACION

Con las distintas variantes de iluminación interior y exterior se logran  configuraciones espaciales diferentes


DIBUJOS 3D DE LA PUESTA EN ESCENA
BOCETO 3D ESCENA 3

BOCETO 3D ESCENA 8

BOCETO 3D ESCENA 11

BOCETO 3D ESCENA 13 B


VIDEO FOTOS DEL ESPECTACULO

FOTO ESCENA 10 B

FOTO ESCENA 15

FOTO ESCENA10A


EL AREA DE COMBATE

BOCETO 3D ESCENAS 13, 14, 15

 Generada por el espacio virtual aislado formado entre  el rectángulo con cambio de color en el piso y el plafond suspendido sobre sus cabezas. La iluminación fría (con corrector 201 Lee, y recortada sobre el rectángulo completa
el efecto

ESQUEMAS  ESPACIALES  FUNCIONALES

 EJEMPLO EN 3D
AREAS EN PLANTA
EJEMPLO EN 3D
BOCETO 3D ESCENA 3C A -(J)
BOCETO 3D ESCENA 11
BOCETO 3D ESCENA 2 C
BOCETO 3D ESCENA 10
BOCETO 3D ESCENAS 13, 14, 15 E
 J 
BOCETO 3D ESCENA 13 B
BOCETO 3D ESCENA 8 F
BOCETO 3D ESCENA 4
BOCETO 3D ESCENA 3B H
boceto 3d escena 6

 
 
TOP
VOLVER ARRIBA


.
CRITICA
 

LA PRENSA.Jueves 25 de Julio de 2002
 

"Sonata otoñal" es un espectáculo que emociona y asombra con la solidéz de su propuesta. 
................................
EL ESPECTACULO
Así como el odio, los resentimientos, los celos y las confesiones más desgarradoras se apoderan de la escena, a la vez la sensibilidad que desprenden esos personajes, pocas veces vistos en un pieza teatral, promueven un paisaje original y doloroso por el alma humana.

El lenguaje escénico del español José Carlos Plaza es de una exquisitez inusitada. El director convirtió a su puesta en escena en una partitura musical, compuesta de espacios que se iluminan y oscurecen al ritmo de las emociones de los personajes. A la vez que exigió a sus interpretes deslizarse por un continuo plano emocional, inmerso en contradicciones que se perciben a través del accionar del cuerpo, de los movimientos y de las miradas.
En este espectáculo las voces de la conciencia que despiertan a través de de Charlotte y de Eva, resuenan como un devastador huracán, en el que después que pase la tormenta y cuando el perdón de la hija hacia la madre asoma, ella ya no está, nuevamente volvió a huir, a través de esa constante actitud adolescente a la que Charlotte parece resignada a sobrellevar.

MEMORABLES ACTUACIONES
De la Eva que interpreta Virginia Innocente sólo puede decirse que su actuación es memorable, su sutileza para manejar los tiempos dramáticos, "escupir" esas frases hirientes que le dice a su madre e instantaneamente modificar su estado emotivo, tiene pocos precedentes escénicos. Leonor Manso es excelente en tocar las fibras más profundas de la frivolidad y la locura, la soberbia y el dolor, sin caer en el melodrama, su técnica es un prodigio de labor actoral. Verónica Del Vecchio transforma la enfermedad de Helena en una revelación, su papel es el térmometro más agudo que gradua los enfrentamientos entre su hermana y su madre. Con una interpretación brillante, su papel es profundamente conmovedor. Sobriedad y oficio aporta Héctor Bidonde, en ese personaje que se convierte casi en un contemplador del derrumbe y la "transmutación" con la que se identifican las tres protagonistas.

La escenografía de Tito Egurza, el vestuario de Marian Pérez Cigoj y la música de Diego Vila, permiten acercarse a un entramado de sensaciones en las que la religión, la culpa y cierta suave y contemporánea frivolidad parecen darse la mano, para coincidir en un espectáculo deslumbrante, en el que el dolor humano adquiere su mayor trascendencia escénica.

Juan Carlos Fontana
SABADO 27/07/2002
Cuadro de existencias torturadas
“Sonata otoñal”, de Ingmar Bergman. 
Nuestra opinión: Muy bueno 
Esta es la versión teatral del film homónimo, de 1978, ...
El choque feroz 
En el mundo interior de Bergman, cada personaje arrastra una culpa, una complicada relación con el exterior. Como siempre, el múltiple creador sueco –cine, teatro, narrativa– exalta a la mujer como dadora de vida y también de muerte, suprema consoladora y mantis religiosa que devora al macho. En su obra, los varones suelen ser, como este Viktor de “Sonata otoñal”, pasivos testigos de la acción femenina, de cuya sutil telaraña no pueden –ni quieren– huir. 
En este caso, el choque es feroz. Porque cada una, Charlotte y Eva, sobrelleva un dolor casi secreto. Eva no está enamorada de su marido, pero confiesa que éste es su mejor amigo. Hubo otro hombre, el primero e inolvidable, en su adolescencia, al que su madre alejó, obligando a su hija a abortar. No obstante, ella y Viktor tuvieron un hijo, Erik, ahogado a los cuatro años en un pozo mal cubierto del jardín. Y hay una hermana de Eva, Helena, cuya parálisis progresiva la convirtió en un objeto, capaz, sin embargo, de reconocer a su madre y pedirle, retorciéndose y babeando, un afecto que a Charlotte le cuesta otorgarle. 
El abrazo de la serpiente 
Cuadro sombrío de existencias torturadas, lento devanar de agravios que, como una espiral pegajosa, como el abrazo mortal de la boa constrictor, van asfixiando a los personajes hasta hacerlos estallar en un delirio de acusaciones, casi a punto de matarlos a fuerza de angustia y oprobio (¿pero cuál es la realidad de aquello que sintieron y sufrieron hasta el límite de lo soportable?), en él se advierte una bienvenida huella del último teatro de los dos grandes dramaturgos escandinavos, Ibsen y Strindberg. El magnífico texto proporciona oportunidades de actuación que las intérpretes no desaprovechan, por cierto. Aparte de la felicidad de encontrar por fin un libreto que otorga a la palabra una importancia fundamental (éste es un portentoso edificio verbal, del que no conviene perder ni una sílaba), se ha encontrado a las actrices adecuadas. Leonor Manso sale airosa de la ardua prueba: su Charlotte aparece irónica, carnal, refinada, cruel y finalmente, en la magistral escena de la suprema batalla con Eva, derrumbada de su pedestal y convertida, a su vez, en una hija que implora la protección de la diosa madre. Virginia Innocenti afronta, a su vez, la mayor prueba de su brillante carrera y compone una Eva inolvidable, transparente, patética y dueña, sin embargo, de una suerte de majestad mítica, de guardiana de los secretos de la vida y de la muerte. Junto a ellas, Verónica Del Vecchio impresiona por el verismo atroz con que juega a la paralítica. Bidonde se ubica correctamente en la discreta penumbra que le toca al único varón. 
José Carlos Plaza dirige con impecable ritmo y ejemplar sobriedad, no permitiéndose, ni en los momentos de mayor violencia, la menor concesión al lugar común. Colaboran en la austera puesta Tito Egurza, creador, con su reconocida maestría como escenógrafo e iluminador, de la atmósfera adecuada, y Mariana Pérez Cigoj, diseñadora que comprendió muy bien el papel fundamental que tiene aquí el vestuario de las actrices. El programa de mano no consigna, en cambio –y es lástima–, quién firma la excelente traducción. 
Ernesto Schoo 
PAGINA 1203 Agosto 2002 
El mundo de Ingmar Bergman, en una obra de compleja musicalidad 
 Esta pieza de cámara y estructura circular –resuelta formalmente en diferentes planos para dar idea de la simultaneidad de las acciones en distintos espacios– guarda uno de los más desoladores reencuentros afectivos, el que puede darse entre una madre y una hija que no se ven desde hace años (aquí, exactamente siete), y por decisión de una y otra. Aquel deseo primero, casi instintivo, de padres e hijos, de cuidarse mutuamente, se ha roto demasiado tiempo atrás en Eva y su madre Charlotte, una concertista de piano que en alguna época fue famosa y que, al momento de elegir entre su carrera y el hogar, optó de modo tajante por su profesión. La razón de este encuentro es una carta que envió Eva a su madre, invitándola a pasar unos días en su casa. La acción transcurre en un paraje aislado al norte de Noruega, y en el otoño, como ilustra la imagen de una rama de hojas de tono ocre rojizo proyectada por un video al fondo del escenario. Casada con Viktor, un pastor protestante, Eva alberga consigo a su hermana menor, Helena, enferma desde muy joven de esclerosis múltiple, a la que cuida y a quien su madre supone internada, por lo que no cuenta con tener que verla. 
La llegada de Charlotte, una mujer que parece huir obsesivamente de la enfermedad y el dolor, va a desencadenar una catarsis familiar, rito que Eva desea, sin acaso esperar por ello un posterior y demorado abrazo que la proteja. Esta transcripción escénica, muy cuidada en todos sus aspectos,.
La disgregación de la personalidad de Eva y la búsqueda de la propia reconstrucción quedan sobradamente expuestas en el trabajo de Virginia Innocenti, así como otras particularidades del carácter en Charlotte, esa extraña madre castradora que les teme tanto a las cuestiones cotidianas como al vacío existencial. 
Porque, si bien se ha calificado al guión de Sonata otoñal como uno de los escritos menores de Bergman, es posible rastrear también en esta transcripción escénica realizada por el madrileño José Carlos Plaza ese vacío o preocupación metafísica. El pastor Viktor lo revela a su manera con ese pesimismo tan desesperado como estoico respecto de la vida y de la existencia de un dios. En esta pieza todos libran su combate: una luchacon los fantasmas propios y con aquello que cada uno cree haber perdido definitivamente. 
Como en otros guiones del artista sueco, alguien se convierte en testigo de alguna catástrofe interior. En Sonata..., esa función se duplica. Un testigo es Viktor, quien carga con su condición de voyeur y el único ser al cual Eva puede considerar su amigo, y otro a postrada Helena, que recuerda, aun con sus diferencias, a la Alma Vogler de la película Persona y su voluntaria mudez. 
Sonata... describe pasiones violentas, pero siempre dentro de un marco civilizado. Sus personajes se encuadran en un sector social burgués donde obsesiones y crueldades quedan encubiertas, salvo  en situaciones límite, como la que sobreviene en esa larga noche del reencuentro entre madre e hija, que Bergman retrata con mirada crítica y ubica, en tanto atmósfera, en el límite entre el sueño y la vigilia. Es, si se quiere, el momento de un derrumbe personal, el de la madre, algo hastiada de su vida nómade, y de la hija treintañera, que perdió a su pequeño y único hijo en un accidente y cae en la melancolía. Estado que sólo abandona para cuidar de su hermana y atender a Viktor, y para deambular por el cementerio, creyendo percibir en esa experiencia el roce físico de su hijo. 
En las horas que van de un atardecer a la mañana siguiente surgen, entre el insomnio y el alcohol, verdades nunca dichas antes. El tiempo, como tal, deja de existir ante la puesta en primer plano de rencores y miedos, e incluso de la necesidad de ternura de estas mujeres, que aquí protagonizan Innocenti y Manso,.
La adaptación escénica del español Plaza apunta a mostrar un cuadro de recriminaciones, pero también de debilidades y deseos de reconciliación de un grupo humano en situación de crisis. El vértigo que produce esta obra queda de manifiesto en la labor de  Innocenti, apasionada si se la compara con la de Manso, más contenida, como requiere por lo demás su personaje. El Viktor de Bidonde es más que un voyeur, puesto que opina y descubre sus emociones, y la Helena que compone Verónica Del Vecchio conmueve con un trabajo revelador. Resultan adecuados el vestuario que diseñó Mariana Pérez Cigoj y el juego de luces y la escenografía creados por Tito Egurza.
Hilda Cabrera 
CLARINSábado 27 de julio de 2002 

Una historia de rencores que se acumulan 

Sonata otoñal es la versión teatral de la película del mismo nombre que escribió y dirigió Ingmar Bergman. Leonor Manso —como Ingrid Bergman en su momento—  interpreta a Charlotte: la célebre pianista que dejó a sus dos hijas al cuidado de su marido por no resignar su carrera profesional. Ella vive en permanente viaje, siguiendo la ruta de sus conciertos internacionales. Virginia Innocenti interpreta a Eva —la que hizo Liv Ullman—, hija de Charlotte, quien invita a su madre a pasar unos días de descanso en su casa y una vez que ésta llega descarga sobre ella los reproches y rencores acumulados en años.
No se trata de la adaptación de un producto cinematográfico al formato escénico. Más bien es la película la que ha sido concebida de una forma esencialmente teatral, como una especie de duelo entre dos caracteres antagónicos que revelan dos formas de vivir la vida y hacer frente a los padecimientos. Con el agregado de que todo sucede en el rico y misterioso vínculo de una madre y su hija.
En el guión del filme, que aquí se retoma intacto, Ingmar Bergman cambió la idea de su borrador de 1976, en el cual no se acentuaba tanto el odio ni la enumeración de viejos rencores, sino que preveía un cambio de roles sustancial. En sus memorias, Bergman se lamenta de haber modificado esa idea, "de no haber tenido fuerzas para seguir mi intención original"; no hacer frente al desafío de la dificultad, escribe Bergman, es "síntoma de infalible agotamiento creativo".
Esto no se revela tanto en la película, que parece transcurrir sorpresiva y vertiginosamente, como en el escenario, donde el match se vuelve algo reiterativo. Por alguna razón, la puesta de  José Carlos Plaza —con bella y austera escenografía de Tito Egurza— dura casi media hora más que el filme y recarga aún más a disputa, que abarca los frentes más diversos: el abandono, la falta de amor, la inducción al aborto, la elección de un cierto vestuario, la crema para el acné, los aparatos de ortodoncia.
Aquí las protagonistas —que tienen una tarea descomunal—, transitan su impiadosa pelea sin la ayuda de primeros planos ni del matiz del enfoque y entonces comprometen excesivamente su uerpo en la composición de la furia contenida. Sobre todo el personaje sufrido de Innocenti, ya que la Charlotte de Manso está pintada con apreciable sutileza. Bidonde y Del Vecchio cumplen con gran nivel sus roles secundarios en esta Sonata otoñal que es, como en su origen, excusa para dos buenas actrices. 

IVANA COSTA 

 
TOP
VOLVER ARRIBA
-

----
-----

----
VER OTROS TRABAJOS
( OTHER WORKS)
-----

BOTONES ENLACES A PAGINAS:

PRINCIPALCURRICULUMCRONOLOGIAPREMIOS
TRABAJOSNOTAS TEORICASDIRECCIONES
.

LAS IMAGENES DE ESTA PAGINA SON PROPIEDAD DE TITO EGURZA Y ESTA PERMITIDO LEVANTAR Y GRABAR PARA FINES PEDAGÓGICOS Y/O DE DIFUSIÓN CULTURAL - ESTA PROHIBIDA LA PUBLICACIÓN Y/O DIFUSIÓN POR CUALQUIER MEDIO CON CARÁCTER COMERCIAL SIN PREVIA AUTORIZACIÓN DE SU AUTOR QUIEN SE RESERVA TODOS LOS DERECHOS SOBRE ESTE MATERIAL